Todos somos bisexuales hasta que se demuestre lo contrario

Muchos nos hemos preguntado el porqué de la diversidad sexual de los humanos. Durante la gestación el feto tiene un cerebro femenino debido a las hormonas de la madre. Pero a partir de la semana catorce, la condición genética del sujeto en gestación da el aporte principal. Cuando los genes tiene la información para un individuo masculino, se produce testosterona, se bloquea la producción de hormonas femeninas, y todas las funciones neuronales se masculinizan. Pero hay ocasiones en las que el cambio hormonal no se da. Los investigadores han encontrado que la testosterona no actúa en la gestación posiblemente al ser bloqueada o porque los anticuerpos del mismo feto la atacan. Dadas esas circunstancias, el individuo con cuerpo de niño se percibe como niña. Es decir que se siente mujer atrapada en un cuerpo de hombre.

Las reflexiones sobre la sexualidad planteadas por el sicoanálisis del siglo XIX permitieron entender de alguna manera que un cerebro contiene tanto componentes femeninos como masculinos, de ahí el concepto de la bisexualidad de la libido. Con ello se abre la comprensión de la gran diversidad de posibilidades de percibirse como hombre o mujer, con las preferencias en el ámbito erótico que conlleven. Como podremos advertir entonces, la heterosexualidad, la bisexualidad, la homosexualidad y la transexualidad no se elijen, se experimentan como resultado de la combinación de factores biológicos y emocionales de cada individuo.

Entradas populares de este blog

¿Sabes cuántos años tienen los cardones?

¿Sabías que hay peces que viven en los árboles?

¿Sabes con cuántas áreas naturales protegidas cuenta México?