¡MEMORIA EN CERO!



Pese a que cuenta con más de 100 años de historia, el Alzheimer es llamado el mal del siglo XXI. La explicación se debe al progreso de la humanidad: una mejor calidad de vida ha logrado que más personas prolonguen su existencia. Se trata de una enfermedad neurodegenerativa, que se manifiesta como deterioro cognitivo y trastornos conductuales. Suele tener una duración media después del diagnóstico de 10 años y es hasta ahora la forma más común de demencia. Es incurable y terminal.
Se sabe que algunos factores de riesgo son la hipertensión arterial, la diabetes y la obesidad.  El Alzheimer es una enfermedad que afecta a toda la familia. Los pacientes inicialmente sufren diversos síntomas moderados, pero con el tiempo se hacen más dependientes de otros hasta el punto en el que no pueden estar solos.
En un nuevo estudio, conducido por investigadores de la Universidad de Bristol, se busca la relación entre la demencia y la hipertensión arterial, y cómo se regula el flujo de sangre en el cerebro. En modelos animales de la enfermedad de Alzheimer, una reducción en el flujo de sangre se presenta mucho antes de la aparición en tejidos cerebrales de los cambios perjudiciales relacionados la enfermedad. La causa más importante del estrechamiento de los vasos sanguíneos es la endotelina-1. Proteína producida de manera normal a lo largo de la vida de las personas, pero que su función en el cerebro sano aun se desconoce.
La nueva investigación podría brindar hallazgos útiles para el control de la presión sanguínea en personas con hipertensión, así como para el tratamiento de derrames cerebrales y ciertas demencias.

Entradas populares de este blog

¿Sabes cuántos años tienen los cardones?

¿Sabías que hay peces que viven en los árboles?

¿Sabes con cuántas áreas naturales protegidas cuenta México?