Cada que lo piensas, ¿se tambalean tus creencias religiosas?

Según unos investigadores canadienses, las creencias y el pensamiento no se llevan bien. Esto no es para emocionar a los ateos. Simplemente demuestra que la racionalidad tiene profundos efectos en el cerebro humano. Como consecuencia, se ven las cosas desde una nueva perspectiva. Esta investigación muestra que la mente humana tiende a operar en dos caminos separados, uno que se conoce como un sistema intuitivo y otro llamado sistema analítico. Estos sistemas cognitivos procesan la información en patrones muy diferentes.
Por un lado, el sistema intuitivo, relacionado con las creencias religiosas, produce respuestas rápidas, y usa atajos mentales que eliminan pasos en el proceso de pensamiento. Por otro lado, el sistema analítico o racional tiende a procesar los datos más lento, pero más a fondo y toma decisiones informadas y racionales.
Este estudio revela la dificultad de someter a la creencia religiosa a un escrutinio científico, y cómo es que la religión afecta al cerebro. Sería importante hacer el esfuerzo para comprender cómo y por qué la religión puede promover la ignorancia, la intolerancia y el conflicto.   El problema es que investigar la "creencia religiosa" por sí misma, es casi imposible, ya que rara vez consiste en un conjunto coherente y consistente de principios, incluso en un solo individuo. Es como tratar de estudiar lo que hace a las personas "artistas" o "buena gente".
Este nuevo hallazgo sugiere que cuando activamos el sistema cognitivo 'analítico' en el cerebro, el sistema 'intuitivo' que apoya las creencias religiosas puede debilitarse, al menos temporalmente.

Entradas populares de este blog

¿Sabes cuántos años tienen los cardones?

¿Sabías que hay peces que viven en los árboles?

¿Sabes con cuántas áreas naturales protegidas cuenta México?