miércoles, 26 de febrero de 2014

¿Tienes muchas ganas de aplaudir?

La sincronización de osciladores acoplados es una fascinante manifestación de la auto- organización que utiliza la naturaleza para orquestar los procesos esenciales de la vida, como el latido del corazón. De forma individual, cada célula presenta una actividad rítmica. Pero en conjunto, se organizan en un solo latido. Algo similar ocurre cuando los grillos cantan al unísono, o un enjambre de luciérnagas brilla a la vez. No hay agente organizador, ni señal ambiental externa, simplemente ocurre. También existe la posibilidad de "estados quimera ", es decir que en una misma población se da la sincronía y el desorden. Estas quimeras emergen de forma natural entre dos patrones se sincronía antagonista.

Explicar la sincronía colectiva, observada en entornos físicos, biológicos y sociales, no ha sido sencillo. En 1967 el biólogo estadounidense Arthur WINFREE, propuso un complejo modelo matemático que explicara esa tendencia a la auto-organización. Pero es hasta días recientes que aquella complejidad matemática se ha logrado reducir, facilitando su análisis y aplicación.

Son los pulsos breves, más que estímulos amplios, los capaces de sincronizar conjuntos heterogéneos. Algo parecido a las señales entre neuronas, para alcanzar la sincronización. El modelo matemático, ahora simplificado, puede explicar numerosas situaciones, con aplicaciones en campos como la física, la biología o la sociología. Y no sólo en situaciones de sincronía absoluta, sino que es válida para los estados quimera.




Los mecanismos de sincronización y de simetría, son frecuente en los sistemas que exhiben comportamientos colectivos. Si tú tienes muchas ganas de aplaudir, no te quedes con las ganas, no importa si todos aplauden o sólo la mitad. Esto ocurre hasta en las redes eléctricas, cristales óptico-mecánicos, o células que se comunican a través de la detección de quórum en las poblaciones microbianas. ¿Cómo es posible que miles de manos aplaudan al unísono? Con razón u oposición, si tú tienes muchas ganas de aplaudir… esto es la sincronización colectiva…