¡Hombres a circuncidarse!

Es la recomendación de la FAO después de una serie de estudios clínicos que han demostrado que la remoción del prepucio masculino reduce el riesgo de contagio, al menos en la población de hombres heterosexuales.

En un estudio se encontró que la transmisión de VIH se reduce en un 55 a 65 % gracias a la circuncisión. Los científicos se han alegrado con este hallazgo, pues este efecto protectivo después del condón, es el más grande encontrado a la fecha. Para investigar cómo es que se daba esta protección, los científicos hicieron análisis microscópicos en la piel de individuos de ambas condiciones con y sin prepucio. Encontraron que la piel del prepucio no solo favorece infecciones microbianas sino que es un punto de fácil acceso del virus hacia el interior del cuerpo. Además, si se tiene sexo sin protección, el prepucio aumentará el tiempo de contacto con el virus si un líquido infeccioso queda atrapado entre la piel.

Hasta el momento los estudios se han validado con la población heterosexual. Otros análisis revelaron que el riesgo de infección por VIH se reduce en 14% para la población de hombres homosexuales circuncidados. Sin embargo, los resultados no son estadísticamente diferentes. Un aspecto no considerado en el estudio de la población homosexual fueron las prácticas sociales. Ya que la remoción del prepucio puede proteger al hombre que tiene sexo anal igual que al heterosexual, pero esa protección no incluye al receptor quien expone el área rectal al VIH.

Si bien la circuncisión conlleva una serie de beneficios, ninguna cirugía remueve totalmente la piel del prepucio, así que no hay que confiarse que por lo pronto el condón sigue siendo el principal y más efectivo protector contra la infección por VIH.

Entradas populares de este blog

¿Sabes cuántos años tienen los cardones?

¿Sabías que hay peces que viven en los árboles?

¿Sabes con cuántas áreas naturales protegidas cuenta México?