¿Qué prefieres? ¿Suavizante de ropa líquido o toallas suavizantes en el secado?


Si te preocupa el ambiente, y sobretodo la salud y seguridad de tu familia, seguramente vas a evitar cualquiera de los dos productos.

A todos nos agrada sentir que la ropa al contacto sea suave y huela fresca. Sin embargo, ambos tipos de productos disponibles para suavizar y aromatizar la ropa contienen compuestos químicos tóxicos al humano después de exposición continua.

Vayamos a la etiqueta de nuestro suavizante favorito y veamos los ingredientes que contiene. Nos sorprenderá encontrar carcinógenos como acetato bencílico, limoneno y cloroformo; alcohol bencílico, un irritante de las vías respiratorias; etanol, ligado a desordenes del sistema nervioso central por contacto.

Normalmente preferimos aquéllos cuyo efecto suavizante permanezca por más tiempo y que al movernos se desprenda un suave aroma ¿o no? Así que los químicos “escaparan” de la ropa y podemos inhalarlos o absorber por la piel durante el día.

Qué podemos hacer si queremos nuestra ropa suave, pero no queremos arriesgar nuestra salud exponiéndonos a compuestos químicos tóxicos. Pues National Geographic en su “guía verde” recomienda agregar al ciclo de lavado un cuarto de taza de bicarbonato de sodio o de vinagre blanco. Suavizarán la ropa a la vez que no le queda estática. Te retamos a intentarlo. Sólo recuerda no mezclarlos ni combinar ninguno de ellos con cloro pues la reacción generará vapores nocivos. Si tu prioridad es eliminar la estática, trata de no mezclar fibras naturales con fibras sintéticas.

Tal vez tengas acceso a productos “verdes”, fabricados bajo procesos amigables al ambiente y con materia prima de origen natural como aceites naturales entonces tendrás buenas opciones para usar suavizantes si poner en riesgo el ambiente o tu salud.

Entradas populares de este blog

¿Sabes cuántos años tienen los cardones?

¿Sabías que hay peces que viven en los árboles?

¿Sabes con cuántas áreas naturales protegidas cuenta México?